sábado, 21 de noviembre de 2015

Los vendedores de miedo

Atentados de París... Miles de horas de programación centrada en todos los aspectos de la noticia. A menudo, aspectos truculentos o emocionalmente superficiales. Estimulando los sentimientos básicos del individuo...

Entre esos sentimientos, el miedo... Ese miedo individual y colectivo que atenaza nuestra capacidad de valorar la situación. Que impide que pensemos en las consecuencias de lo que hacemos y consentimos con nuestra propia vida.

Recordemos los 11 Principios de Goebbels sobre comunicación y analicemos, desde la perspectiva de lo vivido durante esta semana, si son, precisamente, estos principios, los que nos están aplicando como sociedad y con qué posible objetivo.

PRINCIPIO DE LA SIMPLIFICACIÓN

A las masas hay que darle algo simple y fácil de recordar; a ser posible, reducir todo a un eslogan o símbolo.

¿Se está cumpliendo este primer principio? Desde mi punto de vista, sin duda alguna. A pesar de que se nos somete a una tremenda infoxicación, he detectado que lo que queda tras horas y horas de análisis es el principio de "nosotros y/o ellos". En pocos casos se mencionan causas profundas del problema y, cuando se hace, inmediatamente los análisis certeros se ven sepultados por toneladas de información y de comentarios de "expertos" que anulan cualquier atisbo de reflexión profunda sobre las antedichas causas, sus efectos y, menos aún estrategias de futuro que permitan visualizar una posible solución. Todo ello genera una sensación de MIEDO.


PRINCIPIO DEL MÉTODO DE CONTAGIO Y EL ENEMIGO ÚNICO.

Resumido en “un enemigo común une”. Goebbels enfocaba toda acción como un instrumento para derrotar a un “enemigo de Alemania”. Sólo así podía unir a todos sus ciudadanos en una lucha común. Alemania tuvo muchos enemigos, por supuesto, pero eran siempre el mismo, “el enemigo”. También se hace a la inversa, es decir, concentrar toda la exaltación en un héroe (Hitler).

Nuestra sociedad europea se encuentra avejentada. En la línea de fractura entre civilizaciones, si es que queremos usar el modelo de Huntington por simplificar el razonamiento, nos encontramos con un triple conflicto: Dos bombas demográficas de tipo antagónico, una de ellas decreciente y la otra en plena explosión. Un modelo social, moral y religioso de difícil control de la misma. No es probable un cambio de rol productivo de la mujer en el mundo musulmán a corto o medio plazos. Sin ese cambio de rol, que se ha demostrado como la herramienta más eficiente para controlar el crecimiento vegetativo de tipo explosivo, será muy complicado controlar el estallido de esa bomba demográfica.
El acceso a recursos básicos en la zona, y hablamos de alimento y de agua potable en condiciones de salubridad suficientes, se antoja como una tarea titánica para Estados bien pertrechados en cuanto a estructuración social. No es el caso. La lucha por los escasos recursos se encuentra en la base de la mayoría de los conflictos que se están desarrollando en la zona. Los movimientos migratorios, en el siglo XXI son rápidos y masivos.
Por último, para empeorar aún más la situación, nos topamos de bruces con una guerra intrareligiosa cuyos efectos colaterales se transformarán en un conflicto interreligioso como no pongamos los medios adecuados para reconducir el conflicto. Suníes y chiíes pugnan por el control de la región y su capacidad de asesinarse no ha hecho sino aumentar en los últimos años. 

Estas condiciones, en vez de servirnos como punto de inicio de un conjunto de acciones determinantes y determinadas a rebajar la presión de una caldera a punto de estallar, nos sirve para apoyar políticas de MIEDO. De preservación de un modelo que no puede continuar de ningún modo salvo borrado del mapa de cientos de millones de personas.

PRINCIPIO DE LA TRANSPOSICIÓN

Todo error propio se transforma en culpa de ese enemigo común del que hablábamos antes. Si no se consigue, se inventan noticias que dejen claro de quién es la culpa; por supuesto, del enemigo.

No sé si hace falta explicar algo en este punto. Si Daesh es maestro a la hora de generar un relato y generar influencia, no nos engañemos, otros le superan para dirigir ese relato a generar MIEDO, con el que todos, como corderos, renunciemos a nuestros derechos y libertades. Deberíamos preguntarnos a quién beneficiamos cuando, en vez de afrontar con valentía y arrojo la posibilidad de un conflicto y de la muerte, incluso, nos metemos bajo nuestras camas a que los ¿poderes públicos? (Habría que discutir si aún existen) nos ¿protejan?

PRINCIPIO DE LA EXAGERACIÓN

Cualquier detalle negativo, por minúsculo que sea, por parte del enemigo, se convierte en un ataque poderoso a los principios. Una amenaza exagerada. Una ofensa desmedida. Así, además, se fomenta el odio hacia el enemigo.
Nos someten a un bombardeo continuo de información orientada a generar MIEDO.  Se aprovecha una tragedia como la de París para generar un estado de opinión que permita hacer dejación de tus responsabilidades ciudadanas y ponerlas en manos de quien, supuestamente, ha de protegerte.

Recordad que desistir de la libertad por miedo es condenarse al terror perpetuo.

PRINCIPIO DE ORQUESTACIÓN

Escogiendo un número limitado de ideas, de mensajes, pero repitiéndolas una y otra vez, sin cesar, sin descanso, se consigue hacer mella a la sociedad. Así, la sociedad se la apropia como una verdad universal. Principio resumido en la famosa frase de “una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”. Eso sí, la repetición mal hecha es contraproducente, por ello tiene que estar orquestada.
Hemos de regresar a la argumentación anterior. La generación de un relato, a base de repetición, genera una interiorización del mismo. Las redes sociales ofrecen a Goebbels una herramienta magnífica para, amparándose en una supuesta "transparencia", mantener a la población acobardada.

¿Desde cuando un gobierno responsable ofrece la información a su pueblo de que puede ser atacado química o bacteriológicamente? Ya puestos, podríamos informarle de cuanto plutonio hay en el mercado negro a disposición de terroristas. Seguro que podemos idear tres o cuatro situaciones muy divertidas con varios millones de bajas civiles asociadas.

MIEDO. MIEDO. MIEDO.

PRINCIPIO DE LO VULGAR

Muy al hilo del primer principio. Todo mensaje que se transmita desde el poder debe ser simple y fácil de entender. Si el más limitado intelectualmente de la masa es capaz de entender el mensaje, cualquiera lo hará y, por lo tanto, mayor será el número de receptores que tendrá el propio mensaje.
¿Hay algo que añadir al texto citado? Únicamente la inteligencia y el raciocinio pueden enfrentarse al MIEDO. Mejor acabar con cualquier atisbo de éstas. Las redes sociales, que pueden servir para informar y formar, también pueden desinformar y embrutecer.

PRINCIPIO DE LA RENOVACIÓN

Saturación de información. Siempre hay noticias nuevas. Esto provoca que cuando el enemigo responde a una información, esta ya se encuentra olvidada por la masa, mucho más pendiente de las nuevas que han ido saliendo posteriormente. Consiste en tapar toda posibilidad de respuesta, de razonamiento. Se trata de no darle a la sociedad ni un minuto para digerir una información.
¿Os suena la anterior aseveración? ¿Sois capaces de reflexionar durante un segundo sobre noticias acontecidas un minuto antes? Ese es el juego... Intentar transmitir un razonamiento profundo en 140 caracteres es imposible. 

Mensajes cortos y simples. Mejor si son gráficos. Y, si algún mensaje puede calar de algún modo, sepúltalo, usando bots, bajo toneladas de información. Infoxica todo lo que puedas.

PRINCIPIO DE LA VEROSIMILITUD

Hacer que todo parezca una verdad irrefutable. Añadir diversas fuentes. Si son muchas las fuentes reconocidas que confirman un mensaje, entonces es que ese mensaje será cierto. Relacionado con el principio de la unanimidad.
Hace unos años, en 2004, un gobierno, en este país, incumplió este sencillo principio, además de no tener controladas todas las fuentes. Cosas de Internet y de la información global.

Han aprendido desde entonces. No volverán a cometer semejante error y no darán oportunidad a las personas de vencer su miedo con indignación (¿Recordáis el miedo que sentíamos en esos días? ¿Recordáis que nos importó una mierda porque la indignidad era tan grande que había que enfrentarse a la misma como fuese?

PRINCIPIO DE LA SILENCIACIÓN

Censurar. Acallar cualquier idea contraria a la que envía el poder. Para esto, en la época Nazi, fue de vital importancia tener controlados a los medios de comunicación, capaces de olvidar algunas informaciones y destacar otras, según la conveniencia del régimen.
Este es un principio que ha mutado. Censurar es difícil y puede tener un efecto boomerang. Infoxicar y controlar el relato. Influenciar... Estas son las herramientas del S. XXI. Existen y son muy avanzadas. Hay poco que hacer contra ellas porque provocan la duda y las fuentes son tantas... Quien no dude de las mismas es que se encuentra fuera de juego. Forma parte de la masa embrutecida.

PRINCIPIO DE LA TRANSFUSIÓN

Consistente en adaptar mitos, prejuicios y odios históricos de una masa a los nuevos argumentos. Algo así como adaptar los tópicos (esos que por haber sido repetidos mil veces se han convertido en verdad) a la causa que se persigue.
¿Hay que comentar algo sobre este principio? Creo que poco. Observad a vuestro alrededor y, simplemente, reflexionad. Llegaréis a interesantes conclusiones.

PRINCIPIO DE LA UNANIMIDAD

Si consigues hacer creer a una persona que piensa igual que todo el mundo, creerá que lleva la razón. Es un principio de identidad y pertenencia. El miedo a destacar en la masa como algo diferente siempre ha sido una de las lacras del individuo. En estas épocas de miedo y control, mucho más. Si todo el mundo piensa como tú, al menos, el raro no eres tú. Al menos, estarás libre de toda acusación. Todo grupo tiende al conformismo.

Este es nudo gordiano... Si logras influenciar a una sociedad induciendo su miedo, la tienes en tus manos. Las voces discordantes se acallarán. Por miedo ellas mismas y las que no lo hagan... ¡Que Dios las proteja!


Pensad, pensad, pensad... Educad a vuestros hijos sin miedo. Si hay que morir que sea defendiendo nuestro modelo de libertad y no acobardados bajo una cama, a merced de otros.

* Fuente: http://siempreconectado.es/comunicacion-nazi-goebbels/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por su participación. Los comentarios son moderados para evitar la vulneración de la legalidad vigente y no para ejercer censura de ningún tipo.

Un saludo del equipo de "La hora de Europa"